Leer, escribir, compartir

Leer, escribir, compartir

19/7/17

La maravillosa vida breve de Óscar Wao de Junot Díaz.

Título: La maravillosa vida breve de Óscar Wao.
Autor: Junot Díaz.
Editorial: Literatura Mondadori.
Año 1ª publicación: 2007.
Págs: 306.
En la noche, cuando estaba en la cama pensando en la chica de la que estaba enamorado, una fresita cuya familia era de Cancún, tuve la visión de un pobre nerd negro y jodido del gueto llamado Óscar Wao, el tipo de nerd del gueto que habría sido yo si no me hubieran "descubierto" las chicas el primer año de high school. Óscar no iba a ser el caribeño sexy por el que la industria del turismo vive y muere. Me di cuenta de que podía escribir acerca de este chico nerd que vive obsesionado por la historia y por las chicas, que sólo es bueno para la fantasía y para la ciencia ficción y que, sin embargo (trágica, cómicamente), pertenece a una comunidad y a una cultura que propiamente no se enloquece por los nerds de color ni por sus intereses.       Junot Díaz.


Mis impresiones.

Si dijera que ha sido esta una lectura atractiva, me estaría quedando corta, entonces añado que también es original, intensa, dinámica y como veo que ya son muchos los adjetivos que voy sumando, resumo con el mismo que lleva el título. Maravillosa. Ahora me pregunto cómo he podido tenerlo tanto tiempo en la estantería sin leerlo.

Menudo personaje es este Óscar, el antidominicano por excelencia. Carece por completo del carisma, de la bravuconería que suelen poseer, de la labia que tienen para piropear a toda mujer que pasa por su lado, en definitiva está lejos de esa masculinidad de la que hacen gala los dominicanos, totalmente desprovisto de encanto para con el sexo opuesto. Para más inri el pobre es desagradable de ver, feo y con sobrepeso, no tiene amigos, por supuesto nada de novias, vamos socialmente un torpón, y vive temiendo ser el primer dominicano en morir virgen. El caso es que sí nació con ese encanto caribeño, pero poco le duró, se lo llevó la deseada y temida adolescencia. Para colmo, este antihéroe es de los que se enamoran hasta enfermar y por desgracia nunca es correspondido, con lo cual ya imaginan ustedes lo que le va a tocar sufrir...Esta desesperada búsqueda del amor será el drama de su corta vida.
Y este es nuestro personaje principal, interesante desde luego, bastante singular por no decir ridículo con su jerga propia de cómic que casi nadie entiende, pero Díaz  hace que sea uno de esos personajes que pasarán a ser inolvidables. Leyendo el título, ya nos marca el desenlace dramático que tendrá la vida de nuestro querido Óscar, en lo único que discrepo es que no creo que su breve vida fuera para nada maravillosa. Un rastro de melancolía es lo que me queda de esa torpeza suya, Óscar, el gordo loser.

Pero no es sólo la historia de Óscar, también es la de su familia, una de las muchas que emigraron a Nueva Jersey durante el régimen de Trujillo en la Isla. Dicen que les persigue una maldición, el fukú, que toda la familia está condenada por esta fuerza sobrenatural. No sé si será el fukú o simplemente la vida que con algunos ya sabemos se ceba más, lo que queda claro es que lo que les ha marcado generación tras generación es la tragedia.
Y está bien si ustedes no creen en estas «supersticiones». Perfecto. Mejor que perfecto. Porque crean lo que crean, el fukú cree en ustedes.

Si algo tiene esta historia son grandes personajes femeninos, tres mujeres, La Inca, Hipatía Belicia Cabral y Lola, poderosas, apasionadas. La Inca, la tía abuela, una roca, sólida; Hipatía Belicia (Beli), la madre, un huracán; y Lola, la hermana, luchadora y decidida. Mujeres feroces todas ellas, imperfectas y complejas.

También hay sitio para el amor en la novela, pero con pocas exitosas historias románticas y sí muchas complicadas, en drama acaban la mayoría de los amores. Así como las relaciones familiares también muy complejas todas.
Toda familia dominicana tiene historias de amores locos, de quienes llevan el amor a extremos, y la familia de Óscar no era una exepción.

Es una historia desgarradora, la mires por donde la mires, pero lo bueno de Junot Díaz es que es capaz de convertirla también en hilarante. Quizás esa ironía y ese ingenio con la que está contada es lo que nos facilita la tragedia, es notable la manera en que logra que nos riamos entre tanto suceso dramático de vidas difíciles y creo que es ahí donde radica su originalidad.

El libro está lleno de notas aclaratorias a pie de página que lejos de parecerme que rompían con el ritmo de la narración me gustó como forma de instruirme, informarme, porque hay o podría haber otra historia en ellas, la historia sangrienta de la República Dominicana, de toda esa gente exiliada durante el régimen de Rafael Leónidas Trujillo. Este señor que carecía de escrúpulos y moralidad ejerció una de las dictaduras más sangrientas y opresivas, sumergió a la República Dominicana en un estado de pánico.
No existía optimismo capaz de obviar el duro hecho de que era una adolescente que vivía en la República Dominicana de Rafael Leónidas Trujillo, el Dictador más Dictador de todas las dictaduras de la historia. Era un país, una sociedad, diseñada para que fuera prácticamente imposible escapar. El Alcatraz de las Antillas. Las posibilidades eran tan escasas como los taínos, y áun más raras para las flacas irascibles de piel morena y modestos recursos.

Era como estar en el fondo del mar. Sin luz y con todo el océano arriba, aplastándonos. Pero la mayoría de la gente se había acostumbrado hasta tal punto que lo veía normal. Había olvidado que arriba había otro mundo.


Las páginas están salpicadas de alusiones a libros, autores, películas, sobretodo de ciencia ficción, de las que nuestro protagonista es fan indiscutible, utilizando términos y metáforas provenientes de este repertorio. Porque nuestro protagonista, dejando a un lado a las mujeres, con lo que sueña es con convertirse en el próximo Tolkien.

Distintos narradores serán los que nos cuenten esta historia, llevándonos unas veces al pasado y otras relatándonos el presente, calibrando muy bien estas idas y venidas. El que nos va a relatar la mayor parte de la vida de Óscar y su familia es alguien que también tiene su importancia en esta historia y que no será hasta la mitad que sabremos de quien se trata. Según lo vas leyendo te hace pensar que al contarlo de alguna manera está intentando resarcir su comportamiento. Y me pregunto: ¿Qué lo lastimó más? ¿qué nunca fuí su amigo de verdad o que fingí serlo?. Lola será otra de las voces que nos cuente su complicada relación con su madre y su historia particular. Como madre nunca se hubiera ganado ningún premio, créanme. Se podría decir que era una madre ausente: si no estaba en el trabajo, estaba durmiendo, y cuando estaba despierta parecía que todo lo que hacía era gritar y golpear. De niños, Óscar y yo le teníamos más miedo a mi mamá que a la oscuridad o al cuco.
Todo esto contado con un lenguaje punzante, directo, muy seductor y desenfadado, lleno de palabras y expresiones dominicanas mezcladas con vocablos en inglés, muy coloquial, un vocabulario a caballo entre dos culturas, ¿un tanto malhablado? tal vez, en todo caso engatusador.
Se sentía requetefokin bien.
eres fokin brilliant.
Ana era su último fokin chance de ser feliz.
El tipo de jeva que yo solía rapar.
El bróder era un compañero de cuarto bastante considerado.
Tremenda mamasota.

Junot Díaz, escritor dominicano nacido en 1968. En 1974 emigró junto a su familia a Nueva Jersey. Con La maravillosa vida breve de Óscar Wao ganó, entre otros premios, el Pulitzer en el 2008.


















Ha resultado ser una lectura muy estimulante que recomiendo sin reservas. Qué bien me ha venido con este calorcito esta lectura tan diferente, qué bien conjugado el humor y el drama.



Seguir leyendo




30/6/17

RETO 5 LÍNEAS: JUNIO


A falta de unas horas para acabar el mes, no podía faltar mi relato 5 líneas.
En esta ocasión las palabras elegidas por Adella han sido: Tumbó / malestar / señaló.

Y sin mucho más, el resultado ha sido...



No acababa de acostumbrarse, antes de la cita un ligero malestar hacía acto de presencia, cierta incomodidad. Deseando que acabara, entró, se desnudó y se tumbó. Comenzó por los pechos, más que tocarlos pareciera que estaba tecleando, luego sus dedos inmiscuyéndose dentro, hurgando en su interior. Supo que había acabado cuando él señaló que todo estaba bien. Con un poco de suerte, pensó, no volvería hasta la revisión del año siguiente.
Seguir leyendo




29/6/17

Vida hogareña de marilynne Robinson






                                                                  Título: Vida hogareña.
                                                                  Autora: Marilynne Robinson.
                                                                  Editorial: Galaxia Gutenberg.
                                                                  Págs: 217.
                                                                  Fecha 1ª publicación: 1980.






Dice la escritora Doris Lessing en la contraportada del libro: " Me encontré leyendo lentamente, cada vez más lentamente - este es un libro para leer sin prisas, porque cada frase es una maravilla". Y no puedo estar más de acuerdo, una lectura que requiere atención, pausada, hermosa. Envolvente, muy brevemente sería lo que me ha sugerido. Con Vida hogareña he tenido mi primer acercamiento a la obra de Marilynne Robinson y ya os hago saber que no será el único.

Lucille y Ruth, dos hermanas huérfanas que si de algo saben es de ausencias, abandono y soledad. Crecieron sin saber quién era su padre, no habían llegado a la adolescencia cuando perdieron a su madre, la cual después de dejarles sentaditas con una caja de galletas en el porche de la abuela, se dirigió en coche al lago y se arrojó. Fueron cuidadas primero por su abuela, cuando fallece pasan a manos de dos torpes tías solteronas ya mayores incapaces de atenderlas y por último su tía Sylvie, la cual lleva una vida errante, con un carácter algo excéntrico, a la que no le faltarán buenas intenciones, aunque sus cuidados poco ortodoxos, algo caóticos llamarán la atención de los vecinos con la consiguiente intervención de las autoridades. Para entonces Lucille habrá salido ya de la casa buscando aceptación, cierta "normalidad", una vida más estable. No así Ruth que junto con su tía comenzará una vida nómada que la llevará de un lugar a otro.

Pese a todo, estábamos muy angustiadas, por razones demasiado numerosas para mencionarlas. Había quedado claro que nuestra tía no era una mujer estable. Por entonces, no sabíamos expresar esa idea con palabras. Pero teníamos esa sensación nítida, entre nosotras, que se plasmaba en la atención continua que le prestábamos a todos los detalles de su aspecto y comportamiento.

Infortunios de la vida que harán que estas niñas crezcan con una desesperante sensación de inseguridad, temiendo cada día volver a ser abandonadas. Durante años han sido ellas dos y nadie más, dos para jugar, dos para compartir, llegada la adolescencia sus caminos divergen. Una anhelando estabilidad, la otra, alguien a quien seguir, a quien aferrarse para continuar y mantenerse a flote. ¿Cuál de las dos tomó la dirección correcta?, ¿existe una sólo dirección correcta?, ¿hizo bien Lucille en dejar a su hermana con su tía, fue como una traición o sólo el intentar salvarse a sí misma porque ella ya intuía en Ruth el carácter errante, vagabundo, libre?. Son tantas preguntas las que tenía en mente una vez acabada la lectura...

¿Cuándo me volví tan distinta a los demás?. Tal vez fue cuando seguí a Sylvie por el puente, y el lago nos reclamó, o quizá fuera cuando mi madre me dejó esperándola, y me instiló la costumbre de la espera y la expectación que convierte cualquier momento presente en importante sólo por lo que todavía no contiene. O a lo mejor fue cuando me concibieron.

La tía Sylvie que está y no está, un alma nómada que duerme con la ropa puesta, habla con desconocidos en estaciones de trenes, vuelve de paseo con peces en los bolsillos, vive sin horarios, come con la luz apagada, apila periódicos y latas convirtiéndolos en parte del mobiliario...¿Qué hubiéramos hecho nosotros si fuéramos sus vecinos y viéramos este comportamiento de un adulto al cuidado de una niña?.

Sylvie, en una casa, venía a ser como una sirena en el camarote de un barco.

Esas costumbres (siempre dormía vestida, al principio con los zapatos puestos, y luego, con los zapatos debajo de la almohada) eran a todas luces las de un vagabundo. Ofendían el sentido del decoro de Lucille...

A mí me tranquilizaba el que durmiera en el césped, y de vez en cuando en el coche. Me parecía que si podía seguir viviendo aquí como un vagabundo, no tendría que marcharse.

La soledad, los lazos familiares, el deseo de encajar, la pérdida, la memoria y los recuerdos, son temas en los que la autora nos sumerge a lo largo de la novela. Es curioso como dos personas pueden evocar un recuerdo de forma tan diferente, quizás porque nos acordamos de lo que queremos y como queremos y si en nuestra memoria hay algún vacío cada cual se encarga de reconstruirlo, unas veces distorsionando y otras inventando. Como sucede con Ruth y Lucille y el recuerdo que tienen de su madre, Lucille la evoca de manera más positiva al contrario que su hermana.

Intentábamos recordar a nuestra madre, aunque, con creciente frecuencia, discrepábamos. La madre de Lucille era ordenada, fuerte y sensata, una viuda que murió en un accidente. Mi madre nos cuidaba con amable indiferencia que me hacía pensar que habría preferido estar todavía más sola.

Todo esto sucede en la ciudad ficticia de Fingerbone, una ciudad en medio de la nada, con un paisaje desproporcionado y un clima extremo, rodeada de montañas cubiertas de nieve y a sus pies un enorme lago, ladrón de vidas como la del abuelo y la madre de Ruth y Lucille. La presencia de esta gran masa de agua se siente a lo largo de toda esta historia, como si fuera un personaje más.

Hermosa novela, un hilo de tristeza recorre la prosa, una sensación profunda de soledad que se pega a tí mientras lees. Descripciones detalladas, precisas, una prosa maravillosamente reveladora. Me considero una lectora a la que le van este tipo de lecturas entre líneas, sugerentes, por todas las reflexiones que se esconden detrás de una simple historia como bien podría ser esta.

Es una lectura lenta, exquisita, me encontré volviendo a leer algunos pasajes para no perderme ningún detalle, sabedora de que cada palabra, cada frase importa. Me sobrecogió el final, esa forma de narrar de Ruth. Una novela magnífica no por su trama que más bien es escasa, con pocos sucesos, sino por su elegante escritura.

Sin duda una de mis mejores lecturas de este año, altamente recomendable, teniendo en cuenta que es una lectura pausada, tranquila, lenta, pero para nada aburrida. Hermosa, triste, para leerla más de una vez porque la buena literatura siempre te atrapa.

Una vez terminado lo devuelvo a la estantería donde tengo dispuesto tantos y tantos libros que voy descubriendo y que me hacen tan buena compañía, allí se quedará hasta que seguro vuelva un día a sus páginas a volver a saborearlas, o a que alguno de esos invitados que a veces gustan de pasarse por aquí y enredar en mi particular biblioteca, lo encuentre y yo encantada le anime a descubrirlo.


Lectura conjunta en el grupo Los libros de Carmen y amig@s


Seguir leyendo




6/6/17

Notas para Enma de Garth Callaghan.



Título: Notas para Emma.
Autor: Garth Callaghan.
Editorial: HarperCollins.
Fecha 1ª publicación: 2014
Págs: 216

Este libro es un llamamiento. Un llamamiento a despertar. A conectarse. A compartir los sentimientos. A hacer esa llamada telefónica. A escribir esa nota. Porque soy muy consciente de la fragilidad de la vida y de lo importante que es dedicar tiempo para relacionarse con aquellos a quienes amamos cuando todavía estamos presentes, cuando todavía podemos hacerlo.



Mi opinión.
Os traigo una lectura algo diferente a lo que acostumbro a escoger, a veces me auto-obligo a leer géneros diferentes, nunca sabe una lo que se va a encontrar y en algunas ocasiones he encontrado verdaderas joyitas. En este caso leyendo la contraportada me pareció que estaba cerca de ser un libro de autoayuda, género del cual no leo prácticamente nada, por lo que lo comencé con ciertos reparos, gané algo de confianza sabiendo que era esta una historia real

Callaghan, el autor de este libro, ha sufrido hasta tres diagnósticos de cáncer, lleva un tratamiento con efectos secundarios infernales, a través de estas páginas nos cuenta su batalla personal contra esta enfermedad, su lucha, el impacto que tiene en su familia, sus miedos. Pero lo que más le preocupa y aterra es dejar a su hija de 12 años, no verla crecer, no poder estar con ella en momentos importantes de su vida. Y sobre esto último es de lo que trata el libro porque aunque la enfermedad está presente no se centra tanto en ella como en el amor hacia su hija, en la relación padre/hija antes y durante el fatal diagnóstico.

Todos sabemos que la comunicación favorece las relaciones personales, no obstante, que difícil nos resulta ponerla en práctica y sorprendentemente más con nuestros seres queridos. Este padre encontró una bonita y especial manera de conectar con su hija, mediante unas notas escritas en servilletas de papel que cada mañana deslizaba en la fiambrera del almuerzo que él mismo le preparaba para ir al colegio. Comenzó cuando su trabajo le mantenía ocupado y fuera de casa demasiado tiempo, de esa manera, su hija sabía que él pensaba en ella. Después de que le diagnosticaran cáncer de riñón estas notas adquirieron mayor significado, si esa terrible enfermedad conseguía vencerle, esas palabras escritas le quedarían a su hija para siempre, así que decidió dejar escritas una por cada día hasta que Emma se graduara en secundaria por si él para entonces no estaba ya presente.

Cada capítulo comienza con una de estas notas, algunas son palabras de ánimo, de cariño, otras simples consejos de un padre a una hija.

Querida Emma: Si pudiera darte una sola cosa en la vida, te daría la capacidad de verte a tí misma a través de mis ojos. Sólo entonces te darías cuenta de lo especial que eres para mí. Te quiero. Papá.

¿Sabes lo que quieres hacer? Pues, ¡hazlo!. Te quiero. Papá.

Querida Emma: A veces, cuando necesito un milagro, te miro a los ojos y veo que ya he creado uno. Te quiero. Papá.

Otras son citas de personajes célebres, dichos o proverbios.

Si hay algo que no te gusta, cámbialo. Si no lo puedes cambiar, cambia tu actitud. (Maya Angelou) 

Sé un arco iris en la nube de alguien. (Maya Angelou).


Garth Callaghan y su hija Emma.


Una historia real relatada de forma sencilla, como si fuera un amigo el que nos contara lo que le ha sucedido y como lo está llevando. Emotivo porque de por sí el tema lo es, y porque desgraciadamente a casi todos nos ha tocado sufrir esta devastadora enfermedad con alguien cercano y por ello empatizamos rápidamente con él. Pero he de decir que me ha resultado un tanto repetitivo, era como contar lo mismo en cada capítulo con otras palabras. No tiene nada diferente a otros libros que tratan sobre este tema, ni nos dice nada nuevo que no sepamos, está bien si quieres como recordatorio de esos consejos que todos conocemos y que tanto nos cuesta llevar a la práctica, sin más.

No es un libro escrito con una prosa de gran belleza, no creo que ese fuera el objetivo del autor, más bien el de transmitirnos sus emociones, sus sentimientos, pero en su favor diré que sin llegar a resultar lastimero ni lacrimoso.

Quedémonos con el mensaje que nos deja, dediquemos tiempo a los nuestros, hagámosles saber lo que sentimos, lo importante que son para nosotros y hagámoslo ahora no vaya a ser que mañana sea ya muy tarde. Y por supuesto mantener siempre viva la esperanza.

Yo no lo volvería a leer, ni será una lectura que recuerde ni que me marque, pero ya sabiendo un poco más de lo que va, deciros que a los que os guste el tipo de libros para subrayar frases, este es el vuestro.




Seguir leyendo




11/5/17

Nieve de Maxence Fermine

Título: Nieve.
Autor: Maxence Fermine.
Editorial: Anagrama.
Fecha 1ª publicación: 1999
Págs: 105


Una fábula intemporal, que habla al lector de vida y de poesía, de amor y de muerte. En una lengua concisa y blanca, Maxence cincela una historia en la que la belleza y el amor tienen el mismo fulgor del haiku. También encontramos aquí el retrato de un Japón refinado, en el que, entre violencia y dulzura, la tradición es enfrentarse a las fuerzas de la vida.




Os dejo en esta entrada mi parecer sobre esta breve novela ambientada en Japón. Un bestseller en Francia, un libro que obtuvo muy buenas críticas cuando se publicó, y que sabiendo esto me digo que quizás soy un tanto rarita en cuestión de lecturas, porque yo no he logrado conectar con él. Tengo que ser yo, ya que son muchos los que opinaron bien sobre el libro, la esencia de la que hablan a mí me ha llegado muy levemente. De lo que no hay ninguna duda es de que los lectores tienen que saber que esta es una lectura particular.

A Yuko le llega el momento de elegir qué es lo que quiere hacer, a qué se quiere dedicar, lo tiene claro quiere ser poeta, a pesar de la desaprobación de su padre. Quiere escribir haikus, pequeños poemas de tradición japonesa compuestos de tres líneas y diecisiete sílabas que tienen su fuente normalmente en la naturaleza. La inspiración de Yuko, la blancura y pureza de la nieve, una obsesión que le lleva a aislarse en las montañas para admirarla y componer versos. Un día llega a su casa el poeta oficial de la corte y después de leer sus poemas le propone conocer al maestro Soseki, el cual le podría ayudar a perfeccionar el arte. Así que deseoso de aprender y mejorar Yuko viaja hasta el maestro, por el camino descubre a una hermosa mujer europea enterrada en un glaciar, esta mujer jugará un papel importante en esta breve historia.

Cargado de frases poéticas, en ocasiones algo rebuscadas para mi gusto, párrafos cortos y muchas metáforas, algunas más acertadas que otras. Hubo partes que parecieron bastante alejadas del estilo delicado con el que el autor estaba tratando de hacernos llegar "Al final, su miembro parecía una alcachofa pasada y el sexo de la muchacha una estría violeta". Particularmente a mí no me gusta, no me parece ni sutil ni suave.
No le encontraba demasiado sentido a muchas partes del libro con lo cual no pude entrar en la historia ni sentirla, "estaba muerta. Yuko se enamoró de inmediato de aquella bella desconocida", "él envejecería, por supuesto, y acabaría muriendo un día, pero el amor que sentía por aquella mujer no moriría, y el rostro dormido bajo el hielo no envejecería". Se me escapa de toda lógica, subyugado por una mujer muerta a la que acabas de encontrar, enamorado...seguramente, no obstante, seré yo que no he sabido aceptar ese lado surrealista de la historia.
Aquí y allá aparecen algunas frases que merecen la pena, como cuando habla del arte del poeta, del arte de escribir " el auténtico poeta, posee el arte del funambulismo. Escribir significa avanzar palabra tras palabra por un hilo de belleza, el hilo de un poema, de una obra, de una historia. Escribir significa avanzar paso a paso, página tras página, por el camino del libro."

No creo que sea el clásico libro en el que según vas avanzando cambies de opinión, quizás haya que leerlo sin buscarle un significado profundo, sólo dejándote llevar, algo que yo no he sabido o no he podido hacer con esta lectura.

Para los que hayáis leído Seda de Alessandro Baricco, deciros que es muy en esa línea, misma ambientación, misma estructura con capítulos muy cortos de apenas una página, narrado con una prosa poética, no se puede obviar que se parecen, que Maxence Fermine desde luego había leído Seda y de alguna manera se había inspirado en el libro.

Una historia corta muy lírica, en mi caso, una lectura fugaz que se desvanecerá como un copo de nieve al sol.

Independientemente de mi opinión, os recomiendo que si aún no lo habéis leído lo hagáis porque se finiquita en unas horas, y porque lo que aquí expongo son las sensaciones que esta lectura ha despertado en mí y que no tienen porque ser las tuyas.

Seguir leyendo




30/4/17

Reto 5 líneas: abril


Un mes más os dejo mi relato 5 líneas del mes de abril. Si os animáis a participar AQUÍ tenéis la información necesaria.

Las tres palabras de este mes han sido: ganar / camisa / compromiso .




El único compromiso que adquiría diariamente era el de maquearse esmeradamente antes de salir de casa, según él para ganar atractivo dada su escasa belleza natural. Siempre vestía de traje con la camisa abierta dejando ver un pecho musculoso y depilado, así se creía provocador. Para los del barrio era objeto de continua burla, rumoreaban que no se comía ni una rosca, habladurías que le traían sin cuidado, dado que a él lo que siempre le habían gustado eran los churros.
Seguir leyendo




27/4/17

Agua cerrada de Alejandro Palomas

                                                                    Título: Agua cerrada
                                                                    Autor: Alejandro Palomas
                                                                    Editorial: Ediciones Siruela.
                                                                    Año 1ª publicación: 2012
                                                                    Págs: 171


Agua cerrada no es sólo la historia de un presente que circula entre Barcelona, Venecia, Serena, Isaac y Elsa. Es también el retrato de un amor tranquilo en el que la vida irrumpe por sorpresa, desencallando a su paso secretos, mentiras, temores, perdones y anhelos, y dando forma a un nuevo escenario en el que sus protagonistas deberán aprender a caminar de nuevo más libres, más ligeros, más maduros.


Mis Impresiones
Una vez más acierto con Alejandro Palomas, me gusta la manera que tiene de enlazar las palabras para definir los sentimientos de los personajes de sus novelas, me gusta el qué y el cómo nos lo cuenta. Por esto seguiré leyendo y disfrutando sus libros y por eso no me cansaré de recomendaros que le leáis.

Agua cerrada es un libro corto, una lectura que no te llevaría más de un par de días sino fuera porque es tan delicada y sensible que tienes que parar para coger aire, para entender, para seguir.

Tres protagonistas, cada uno con su carga, sus frustraciones, sus carencias sentimentales, sus particulares dramas. Madre e hijo, Elsa e Isaac; hijo y novia, Isaac y Serena; y los tres, Elsa, Isaac y Serena. Elsa lleva años a cuestas con un secreto que ha decidido al fin confesarle a su hijo, Isaac se dispone a viajar con su madre, a descubrir no sólo una ciudad, también algo que no conoce, que no sabe, que no intuye, pero que dolerá. Serena, la novia, compleja, frágil, con sus silencios y su música, algo sucederá  y tendrá que acudir en busca de madre e hijo. A partir de este viaje todo cambiará para ellos...
Una vez Elsa eligió Venecia para intentar olvidar, para ahogar bajo sus aguas el secreto y la culpa que la atormentaban, pero no pudo y anduvo perdida en la vida durante 30 años. Porque a veces los secretos nos devoran la vida, porque a veces alrededor del secreto hay una gran cantidad de sentimientos que tenemos que ocultar y callar y nos consume, porque a veces necesitamos un perdón y sólo puede llegar si compartimos lo que ocultamos. Por todo esto, esta vez viaja a Venecia para contarlo, aún sabiendo que para el que lo va a escuchar puede resultar difícil encajarlo.

Narrado en un tono íntimo, poético, cada capítulo da voz a uno de los tres personajes dotando a la narración de un tono íntimo, haciendo que experimentemos cada escena del libro como si estuviéramos allí formando parte con los personajes, escuchando, sintiendo, sufriendo.



Una vez más Alejandro Palomas me lleva con el corazón en un puño, con la lágrima al borde del ojo, y con las ganas de querer más, de leerle más.




Seguir leyendo




19/4/17

Shirley de Charlotte Brontë

Título: Shirley
Autora: Charlotte Brontë
Editorial: Alba
Págs: 748
Año 1ª publicación: 1849

Escrita tras el éxito revelador de Jane Eyre, aunque en circunstancias ciertamente trágicas, mientras veía morir a tres de sus hermanos, Shirley nació explícitamente de la vocación de Charlotte Brontë de hacer «algo real, frío y sólido». Con este principio, escribió su única novela en tercera persona, imbricando la experiencia individual con el destino histórico de la colectividad.




Hoy traigo al blog mis impresiones de un clásico de la literatura inglesa que tuve el placer de leer en la lectura conjunta del mes de marzo de Los libros de Carmen y amigos.

Shirley, así se llama una de las protagonistas de este libro, responsable de que un nombre hasta entonces exclusivamente masculino, se convirtiera en femenino después de la publicación de esta novela. Esa es la capacidad que tienen los libros, antes y ahora, el cambiar opiniones, idéas, creencias...

Admito que albergaba grandes expectativas sobre este libro después de leído Jane Eyre, de lo mucho que lo disfruté, pero lamentablemente éste me ha acabado resultando lento y tedioso, llegué a pensar que no lo terminaría, y si no fuera por mi perseverancia... Así como Jane Eyre, creo es más fácil de gustar, este resulta más denso, en mi caso tengo que reconocer que no ha sido lo que me esperaba. Y no es que quiera compararlos pero esperaba encontrar ciertos detalles, como los diálogos tan agudos e ingeniosos entre los protagonistas de Jane Eyre que aquí no he logrado admirar, salvo alguna excepción entre las dos amigas.

Shirley está ambientada en 1812 en Yorkshire, durante las largas guerras Napoleónicas que devastaron el comercio causando estragos en la población, una gran depresión industrial, tiempos difíciles. Dos mujeres serán las protagonistas que a pesar de las diferencias entre ellas se convierten en amigas, confidentes. Caroline soñadora, inteligente, vive con su tío el reverendo Helstone después de que su padre muriera y de no saber nada de su madre y Shirley, una rica heredera de una fortuna familiar, con un encanto especial, dinámica, confiada, alegre que no duda en dar su opinión públicamente sobre política o negocios, una actitud bastante atrevida para una mujer en aquellos tiempos. Por otro lado tenemos a Robert Moore propietario de una fábrica textil que atrae la ira violenta de los parados, indignados por la introducción de maquinaria y en consecuencia la falta de trabajo para ellos, los cambios de la revolución industrial y la desesperación de los obreros. Un libro donde los problemas sociales e históricos se mezclan con los sentimentales de los protagonistas acaparando estos últimos gran parte de la narración.

Entre líneas nos deja claro un sinfín de críticas, de la posición que se esperaba de la mujer en aquella sociedad, así como del malestar social y de la diferencia de clases sociales. Hay capítulos que son una delicia abordando esto temas, las quejas de Caroline anhelando una ocupación, un trabajo. Sin embargo nuestras protagonistas femeninas actuaron en ocasiones en oposición a sus pensamientos o al carácter con qué se nos presentó durante la novela. Un ejemplo de lo que digo es el sufrimiento de Caroline ante la creencia de no ser correspondida por su amor, ese poder que la autora le da al hombre sobre la vida de la chica. O Shirley tan tenaz, tan independiente en sus ideas para al final declarar que quiere un marido que la domine, no me gustó esa transformación. Un hombre que desee vivir conmigo como marido tiene que ser capaz de dominarme...Un hombre en cuya presencia me sienta obligada e inclinada a ser buena. Un hombre cuya aprobación sea una recompensa y cuya censura sea un castigo para mí.

El capítulo de la revelación de la madre perdida de Caroline después de tantos años de abandono me decepcionó, ni un sólo reproche, ni resentimiento. Y qué decir de la justificación que hacía la madre sobre el físico de la hija el cual le recordaba a su padre, un marido cruel del cual se separó al poco de nacer la niña...Te dejé marchar cuando eras un bebé, porque eras preciosa y temía esa belleza, creyéndola la marca de la perversidad. Me enviaron el retrato que te hicieron cuando tenías ocho años; ese retrato confirmó mis recelos. De haberme mostrado una niña campesina, tostada por el sol, corpulenta, vulgar y de facciones toscas, me habría apresurado a reclamarte. Una figura tan bella y proporcionada, me dije, debía ocultar una mente retorcida y cruel.

El libro está narrado en tercera persona por un narrador omnipresente, una voz que se dirige a los lectores en muchas ocasiones invitándonos a observar algún detalle, suceso o reflexión.
Detallista y meticulosa en las descripciones, que aunque bellas, a veces me resultaron excesivas, lugares, personas, sucesos, todo está descrito en detalle. Si a estas extensas descripciones les unimos la gran cantidad de personajes que aparecen hacen que el libro se torne un tanto pesado. Diré, sin embargo, que si por algo vale la pena leer y terminar el libro es por la prosa hermosa y elegante.

Esta vez Charlotte Brontë no ha sido capaz de entretenerme, y no pongo en duda la calidad de su prosa, no me atrevería, pero la impresión final es que en muchas páginas sucede muy poco. Con todo, siempre es gratificante leer estos clásicos.

No lo recomendaría si te gustan los libros con historias muy dinámicas y grandes sorpresas, pero de no ser ese el caso léelo.

Seguir leyendo




27/3/17

Reto 5 líneas: marzo


Las palabras propuestas este mes por Adella son: Edición / planeada / estudio.

Tres palabras que me han sido difícil enlazar, he hecho tres relatos diferentes y ninguno me acababa de convencer, al final he dejado de darle vueltas que se acaba el mes y hay que dejar los deberes hechos.

Y mi propuesta para este mes es:

Hastiado pasaba los días en el estudio que mis padres me montaron cuando acabé el curso de edición fotográfica, vivía la vida que ellos tenían planeada para mí, tenía que hacer algo ya. Y entonces decidí cambiar de profesión, me hice asesino, y con bastante éxito ya que después de un año ejerciendo no consiguieron atraparme. Me aburrí también y me entregué, no me creyeron y decidieron meterme aquí donde al fin soy feliz, un lugar caótico, me lo paso en grande.


Sólo me queda animaros a participar.




Seguir leyendo




19/3/17

Una Madre de Alejandro Palomas





Título: Una Madre
Autor: Alejandro Palomas
Editorial: Siruela
Año 1ª edición: 2014
Págs: 242







Me ganó antes de abrir las páginas con el título y la preciosa portada, y ya una vez dentro de sus páginas me cautivó.

La palabra madre, sencilla y grandiosa por todo lo que representa, como el amor que nos dan gigantesco, sólido. Ellas nos imaginan, nos buscan, nos recuerdan, se mueren de amor por los hijos, nos sostienen, nos mantienen unidos, quieren y desean que volemos y que sepamos que si caémos allí estarán para recogernos. Inventoras de mil razones para justificarnos siempre, de tolerarnos con una paciencia infinita, nadie mejor que ellas para saber cuáles son nuestros defectos y sin embargo nunca juzgarnos. Generosidad con mayúsculas.

Como Amalia, la gran protagonista de este libro, que después de años de aguantar al que decía ser su marido, ha sabido reinventarse más que bien, ha sabido quitarse de encima el miedo a equivocarse, ha hecho nuevas amistades, es libre al fin. Es una mujer peculiar y sí es tan ingenua como parece, y entrañable también y tremendamente divertida aún sin ella proponérselo, pero siempre dos pasos por delante de sus hijos con un sentido especial para percibir lo que cada uno trae y no sabe o no puede sacar y lo hace con abrazos que te envuelven. Ella me ha recordado mucho a mi abuela, mismo carácter, con unas salidas que te dejaban boquiabierta, con esa risa contagiosa que te desarmaba y con esas zapatillas de casa a cuadros que nunca se las quitaba, en fin, mujeres que lo llenan todo.

Y ahí está la familia reunida al fin en una Nochevieja, donde los ausentes también tienen su sitio, en una mesa donde confluyen personalidades tan dispares unidas todas ellas por unos hilos que no se ven pero que siempre se sienten, los lazos familiares, llenos de reproches y de perdones, de gestos y palabras reconocibles, de una complicidad de años ya. Fer, será el encargado de ponernos al día, de ir contándonos las historias de cada uno y cómo afecta al resto. Cómo es posible que seamos tantos mundos funcionando tan en paralelo y que aún así sigamos entendiéndonos. Presidiendo esta mesa Amalia, la madre, feliz. Tiene un 64% de discapacidad visual, no ve mucho no, pero no todo se ve con los ojos y ella en ese otro ver es una experta, es grande en el manejo de las emociones. Esta podría ser una Nochevieja en mi familia y quizás también en la tuya, secretos y silencios compartidos y a veces risas y otras lágrimas.

Personajes simplemente maravillosos, Amalia y sus tres hijos, Silvia, Fer y Emma, Olga «la añadida» y el tío Eduardo. Silvia, la mujer hiperactiva, volcada en su trabajo y en sus logros profesionales, práctica, metódica hasta el detalle más ínfimo y obsesionada con la pulcritud y la limpieza. Emma, una mujer que quiere querer a toda costa y que lo hace mal porque elige desde el empeño, siempre con el «sí, claro», el «como tú quieras» y el «faltaría más» en los labios, dispuesta a casi todo para que alguien la mire. Olga, su risa es ruido. Su voz también. Habla como suena, no como piensaTío Eduardo, todo un dandi travieso, divertido y embaucador, es dentro de su línea, un hombre de principios. Sus principios son, básicamente, hacer lo que le da la gana y hacerlo siempre divirtiéndose, y si es en buena compañía, y femenina mejor que mejor. Fer, yo había querido tener un nido y me había afanado por construirlo a mi medida, sin saber que lo que en realidad estaba construyendo era un búnker contra lo que había fuera, contra lo que dolía. Así de lleno nos encontramos metidos en el alma de cada uno de ellos. 

Qué gusto leerte Alejandro, qué hermosa novela, divertida, sorprendente, abrumadora, que me ha llevado entre la risa y el llanto. Con una prosa excelente, emocionante, con cierta textura poética que conmueve. Hacía mucho tiempo que una novela no me emocionaba y me hacía disfrutar como lo ha hecho Una Madre. Seguiré leyéndote ahora que te he conocido, descubriéndote en otros libros.

Leerla y emocionaros.



Seguir leyendo




Return to top of page